6.3.07

Pero si tu, Rodolfo Loyola

Es poca el ansia de vivir que siento,
pero si Tú me dices vive: Viviré.
Es poco el celo de escalar que aliento,
pero si Tú me dices sube: Subiré.
Es mucho el miedo de sufrir que tengo,
pero si Tú me dices sufre: Sufriré.
Me acosa el hambre de saber lo eterno,
pero si Tú me enseñas Padre, saciaré.

2 comentarios:

EL OJO PROTESTANTE dijo...

Un poema que sacia el alma

Mario Guevara dijo...

Breve, pero hermoso, ¿Que mas se le puede pedir a un poema?
Mario.